Presidente condena ?golpe congresal? en Paraguay

021511_600.jpg

Bolivia no "reconoce un Gobierno que no surja de las urnas y el mandato del pueblo", dijo ayer por la noche en La Paz el presidente Evo Morales, al reiterar su condena al "golpe congresal" gestado contra el depuesto mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, producto de una acción política barajada por "los neoliberales" coludidos con los "terratenientes" locales y el "imperio" a la distancia.

Lugo "estaba acabando con las logias, con los terratenientes y grupos de poder (en Paraguay) y eso siempre tiene un costo", afirmó al asegurar que detrás de tal "acción política" se mueve "la mano de los neoliberales internos y externos".

El Congreso paraguayo sometió a juicio político sumario a Lugo, a raíz de los sucesos del pasado viernes en Curuguaty donde 6 policías y 11 campesinos murieron en un enfrentamiento por desalojo de tierras.

El mandatario boliviano que la víspera denunció desde Brasil, sede de la Cumbre Río+20, el conato golpista contra Lugo, lamentó que el quiebre institucional en Paraguay sea fruto de un "Congreso organizado para acabar con un Gobierno legítimo".

El juicio montado contra Lugo en el Senado paraguayo es una "acción del imperialismo y la derecha internacional", denunció.

En tanto la Unión Sudamericana de Naciones analiza la situación, Morales se jugó por la inocencia de su homologo paraguayo.

"Estoy convencido que jamás él cometió delitos", sostuvo.

El Jefe de Estado boliviano insistió en que el conato armado contra Lugo apunta a "acabar con un servidor del pueblo" que enfrentó a los grupos de poder en un país gobernado por administraciones ilegítimas que sometieron al pueblo de Paraguay a regímenes de mano de hierro en el pasado reciente.

El poderoso gremio político ganadero y la Asociación Rural del Paraguay (ARP), y sus congresistas del Partido Colorado -que sostuvo durante casi 40 años al exdictador Alfredo Stroessner- lideraron el ´empeachment´ contra Lugo.

Morales deploró, asimismo, la "estrategia de la derecha (paraguaya) destinada a derrocar a Lugo e interrumpir el proceso político" iniciado por su colega Lugo a favor de los más humildes y excluidos "como son los indígenas sin tierra".

El "golpe congresal" en desarrollo en Paraguay se registra poco más de 3 años después de consumado el golpe de Estado al presidente Manuel Zelaya en Honduras, por las Fuerzas Armadas de ese país.

Morales ha urgido a los movimientos indígenas y sociales de toda América Latina a defender el proceso democrático de Paraguay y al presidente Lugo a mantenerse con firmeza en la lucha por su pueblo.

"Convoco a los pueblos indígenas y a los movimientos a hacer un solo frente y unirse para defender la democracia”, dijo.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar